Reseña│ Estrella distante

Leer Estrella Distante de Roberto Bolaño fue una experiencia maravillosa. Fue la primera novela que leí de este autor y no podía creer su manera de narrar, su manera de estructurar la obra, la manera de presentar los diálogos. Además de la presencia constante de la violencia. En esta obra, (y en toda la creación de Bolaño) la violencia se vuelve cotidiana con la llegada de la dictadura militar. La realidad en Chile es violenta, salir de ella genera violencia, exilarse es violento. Y nadie puede escapar.

Bolaño logra algo que pocos concebiríamos: un poeta convertido en asesino. O mejor, un asesino que, con éxito, se hace pasar por poeta. Desde sus primeras oraciones, la obra nos altera y proyecta un estado de suspenso que se mantendrá hasta el final: “la primera vez que vi a Carlos Wieder fue en 1971 (…) Entonces se hacía llamar Alberto Ruíz Tagle.” (p.13). Esta presentación y luego todas las descripciones del personaje, nos hacen querer saber qué pasa realmente con ese hombre, poseedor de dos nombres.

Alberto Ruíz Tagle, asistía a talleres literarios. Escribía poemas no muy impresionantes. Hizo algunas amistades. En su mayoría, con mujeres por su atractivo y misteriosa personalidad. Pero, a medida que leemos el suspenso crece. ¿Qué va a pasar con este hombre? Es una de las preguntas recurrentes.

La clave está al final del primer capítulo, en el cual se revela la verdadera identidad y naturaleza de este impenetrable hombre.

Ocurre entonces un suceso histórico dentro de la novela: el Golpe Militar a Allende. Comienza entonces la breve pero consistente narración de la vida chilena de esos días. Muchos simpatizantes de la izquierda chilena sufrieron segregación por parte del nuevo régimen. Entre ellos los miembros del grupo poético al cual, de vez en cuando, asistía nuestro hombre misterioso. Presos. Muertos. Desaparecidos. Exiliados. Ninguno de nuestros personajes escapa de la realidad.

Como ya se comentó, en esos grupos, Alberto Ruíz Tagle tranzó una especie de amistad y camaradería con distintos integrantes. Sin embargo, las más importantes fueron las gemelas Garmendia (Angélica y Verónica), a las cuales el narrador describe como las escritoras más importantes de ese momento literario en Chile. Verónica se sentía atraída e incluso enamorada de Ruíz Tagle. Luego del golpe vino la huida. Las Garmendia se fueron a otra ciudad para estar más seguras. Después de unos días, recibieron la visita del “poeta autodidacta” y con ella, su muerte.

En palabras de Simunovic Díaz (2006) “Este es el punto en que se describe la metamorfosis del enigma en otro enigma. El personaje de Alberto Ruiz-Tagle se convierte en Carlos Wieder a través del crimen de las hermanas Garmendia”

Lo cierto es que Carlos Wieder se levanta con la seguridad de un sonámbulo y recorre la casa en silencio. Busca la habitación de la tía (…) Justo cuando se desliza al interior de la habitación escucha el ruido de un auto que se acerca a la casa. Wieder sonríe y se da prisa. De un salto se pone junto a la cabecera. En su mano derecha sostiene un corvo. Ema Oyarzún duerme plácidamente. Wieder le quita la almohada y le tapa la cara. Acto seguido, de un solo tajo, le abre el cuello (…) Wieder ya está fuera de la habitación y entra al cuarto de la empleada. Pero la cama está vacía. Por un instante Wieder no sabe qué hacer: le dan ganas de agarrar la cama a patadas (…) Poco después está en la puerta, respirando con normalidad, y les franquea la entrada a los cuatro hombres que han llegado. Estos saludan con un movimiento de cabeza (que sin embargo denota respeto) y observan con miradas obscenas el interior en penumbras (…) Y nunca encontrarán los cadáveres, o sí, hay un cadáver, un solo cadáver que aparecerá años después en una fosa común, el de Angélica Garmendia, mi adorable, mi incomparable Angélica Garmendia, pero únicamente ése, como para probar que Carlos Wieder es un hombre y no un dios…

Estrella Distante- Final del primer capítulo.

En este punto de la historia, muere el poeta y nace el asesino. Nace de la muerte y la tortura. Nacen los poemas aterradores en el cielo chileno. Antes de este nacimiento se nos adelantaba que, con Wieder, germinaría la nueva poesía chilena. El resultado es una poesía desde la muerte-violencia. Encarnada en la piel de este diabólico hombre y de la cual no pueden escapar ninguno de los personajes.

De allí en adelante la historia se centra en la descripción de este hombre, sus perversidades y sus múltiples identidades. l en su rol de encarnación de la violencia es quien, de alguna manera, somete a todos los personajes a un estado de alerta. Esa alarma dura hasta el final y cuando ya no está, todo parece increíble, como si vivir en calma y sin persecución no tuviese mucho sentido. Como si la violencia es la única que puede ofrecer seguridad a los personajes.

Roberto Bolaño. Estrella Distante. (1996). Barcelona: Anagrama

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s