Reseña│ Los suicidas del fin del mundo.

Desde hace algunos años, en la literatura, la realización de textos periodísticos ha venido conquistando espacios que buscan un lenguaje nuevo, más cercano de lo estético que a lo de meramente noticiario. Estos trabajos, si se quiere experimentales, escritos por periodistas son más representativos en el género de la crónica. Esto se debe a que la esencia de ellos es la de narrar hechos que acontecen en la cotidianidad, pero que están cargados con elementos extraordinarios.

 Es válido asegurar que, para que la crónica cumpla con su carácter periodístico y responda a una búsqueda literaria, debe ser un texto que rehúya los juicios de valor, despreocupándose por mostrar un hecho a través de la conciencia del autor y no de quien lo ha transmitido. También es necesaria, una narración que apunte a un lenguaje pensado de forma artística, aunque ligado a las reglas del periodismo: narrar eso que ellos llaman verdad, acompañada de la investigación. Si estas son las condiciones para que una crónica aspire un espacio literario, Los suicidas del fin del mundo de Leila Guerriero, se convierte en una referencia, en un modelo a seguir, a disfrutar por los lectores apasionados de este género.

En este libro, la autora nos lleva a conocer la historia de 12 suicidios que marcaron  una comunidad rural en La Argentina a finales del siglo XX. Hay una tendencia en la manera de narrar los hechos. Primero muestra las últimas horas del suicida, su vida inmediata antes del trágico suceso y luego inserta una entrevista con algún allegado o familiar del atormentado para darnos más datos del sujeto. Considero que las entrevistas, muestran la capacidad que tiene esta escritora para hacerse a un lado y dejar que sean los entrevistados quienes muestren el panorama de lo que vivieron en esos años. Esto ocurre, mientras que nos cuentan las condiciones de la vida actual en la pequeña población donde ellos habitan.

Relato descarnado

  La posibilidad de leer horror, pero llenos de una fascinación queda comprobada en esta obra.

“A las seis de la mañana, mareado por el alcohol, húmedo por la llovizna de un amanecer del que sería un día radiante, golpeó la puerta de la casa de su madre hasta que ella lo hizo entrar. Siguieron gestos de alguien que planea seguir viviendo: pidió comida, comió. Después, enfurecido, salió a la calle. Su madre se quedó laxa, temblando en un comedor repleto de estufas asfixiantes. Cuando corrió a buscarlo ya era tarde. Lo vio al doblar la esquina. Pendía como un fruto flojo de un cable de la luz, en plena calle. Eran las siete y cuarto de la mañana.

Esa noche, a las doce en punto, estalló el fin del milenio y en Las Heras hubo fiestas.” (p.16).

Leila Guerriero, con un estilo de oraciones cortas y frases llenas de contundencia, nos lleva de la mano a través de una narración sin aprensiones, con detalles de historias de muertes pavorosas que nos dejan pensando en las razones (nunca esclarecidas) por las que alguien decide acabar su vida. Como si todo esto no fuese suficiente, Los suicidas del fin del mundo devela las miserias humanas presentes la pequeña población donde todo ocurre.

Leila Guerriero. Los suicidas del fin del mundo. Crónica de un pueblo patagónico. (2005). Buenos Aires: Tusquets Editores.

Anuncios

2 comentarios sobre “Reseña│ Los suicidas del fin del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s